Las multas más curiosas de 2015

sorprendidoEn los últimos tiempos, cada vez es más común escuchar alguna historia curiosa acerca de alguna multa.

Historias que no siempre tienen gracia, porque si no tenemos cómo demostrar que las acusaciones son falsas, puede que nos toque pagarlas sin remedio.

Todos los conductores circulan asumiendo las normas, sabiendo lo importante que es seguirlas y comprendiendo que deben respetarlas. O al menos así debería ser.

Escrito por uno de nuestros procuradores Alvaro Mondría

Mis compañeros me han puesto en un brete:
me instan a retratar en verso y rima
(desde el timbre en la entrada a la cocina)
al más original de los bufetes.
Y así, de pronto, sin mayor alarde,
sin prometer ninguna maravilla,
tomo la pluma frente a la cuartilla,
al filo de las ocho de la tarde.
Diré que entrando, a mi derecha, ocupa
mesa rectangular y de madera
una tímida joven colchonera
orgullosa de ser hincha del Pupas.
A su lado una dama taciturna,
dorada por el sol de la otra España,
se aplica con igual tesón y maña
hasta ver fenecer la luz diurna.
A la vera de Bibi, entre sentencias,
un letrado de aspecto rojiblanco
echa pestes de Aznar y de Polanco
y logra remover nuestras conciencias.
Tráfico Ayuda marcha viento en popa;
se comprometen, luchan, y no roban.
Nada lo ilustra mejor que su eslogan:
Si no ganamos, tome nuestra ropa.

Ay Belén, tan menuda y bondadosa,
¿le inspiraré recelo, tal vez pena?
¿son esos ojos de azúcar morena?
¿lee Belén a Jardiel, a Vargas Llosa…?
Que me aspen, o que un rayo me parta,
si me atrevo a omitir a una muchacha
(o a su labor solícita y sin tacha)
que llegó ayer y cuyo nombre es Marta.
Y por último, el fósforo que enciende,
que da vida a todo el conglomerado
es la labia que embauca a un magistrado
y ése es el don de Andrés, usted me entiende.
Tráfico Ayuda marcha viento en popa;
se comprometen, luchan, y no roban.
Nada lo ilustra mejor que su eslogan:
Si no ganamos, tome nuestra ropa.

 

Autor: Alvaro Mondría